1. Escucha activa

Lo primero que debes hacer es escuchar con empatía y sin juzgar a la persona que está lidiando con la adicción. Es importante que se sienta comprendida y apoyada en este difícil momento.

2. Ofrece tu apoyo incondicional

Es fundamental que el adicto sepa que cuenta contigo en todo momento, sin importar las circunstancias. Hazle saber que estás ahí para ayudarle en su proceso de recuperación, sin presionarlo ni forzarlo a tomar decisiones.

3. Busca ayuda profesional

Aunque la persona no quiera recibir ayuda en un principio, es importante que busques el apoyo de un profesional especializado en adicciones. Pueden ofrecer herramientas y estrategias para abordar la situación de manera efectiva.

En mi experiencia, he aprendido que la paciencia y el amor incondicional son clave para ayudar a un adicto que no quiere ayuda. Cada persona es única y necesita su propio tiempo para aceptar su problema y buscar soluciones.

Si conoces a alguien que está luchando contra una adicción y se niega a recibir ayuda, recuerda que no estás solo/a. Puedes contactar con nosotros que te orientaremos en este proceso tan delicado. ¡No te rindas!