Adicción a las nuevas tecnologías

4 + 1 =

¿Qué puedo hacer por ti?

3 + 6 =

El vertiginoso progreso de las redes sociales y las nuevas tecnologías en la sociedad ha dado muchas ventajas en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, algunas personas no asimilan de manera saludable estos cambios y pueden desarrollar una conducta adictiva si pierden el control sobre su uso.

Aunque este tipo de adicciones es un fenómeno nuevo que hace falta seguir estudiando y observando, es una realidad que se masifica rápida y descontroladamente. Es una realidad que cada vez pasamos más horas mirando el móvil, y sin darnos cuenta podemos caer en una adición.

Si quieres conocer más acerca del tema no dejes de leer esta guía sobre el tratamiento de las adicciones a las nuevas tecnologías. Aquí, conocerás en que consiste este trastorno y cuáles son las propuestas de intervención más idóneas para vencerla.

¿Qué es la adicción a la tecnología?

Es un trastorno que se caracteriza por el uso abusivo de las nuevas tecnologías, así como del ordenador, internet, móvil, videojuegos y redes sociales. El mal uso de estas herramientas puede afectar todas las áreas de la vida del sujeto. 

Las principales causas de este problema es la alta disponibilidad y la baja percepción de riesgo que puede pasar desapercibida fácilmente. Por esta razón, es poco frecuente que una persona con este trastorno reconozca que es adicta. Especialmente, cuando se trata de algo tan nuevo y generalizado como los videojuegos, el internet, móvil, etc.

La mejor forma de ayudar a una persona con adicción a nuevas tecnologías es planificar cuidadosamente una intervención asistida. Como psicólogo, puedo ayudar al paciente a romper con ese ciclo de negación para que pueda hacer cambio positivo en su vida.

Síntomas de adicción al móvil, redes sociales u otras tecnologías

1.

Privación de sueño para permanecer conectado.

2.

Pérdida de la noción del tiempo durante el uso de la tecnología.

3.

Reducción de la ingesta alimentaria a causa del uso prolongado de la tecnología.

4.

Estar demasiado tenso y absorto durante su uso.

5.

Deterioro del rendimiento académico o laboral.

6.

Alteraciones de carácter emocional asociados a la ansiedad.

7.

Deterioro de las relaciones familiares y sociales.

8.

Dificultad excesiva para detener la conducta adictiva.

Cuando una persona sufre adicción a las redes sociales o adicción a internet, muestra un uso excesivo asociado a la pérdida de control. Además, se evidencian síntomas de abstinencia ante la imposibilidad de acceder a la red y pueden permanecer más tiempo conectado para sentirse satisfecho.

Cada una de estas conductas, generan repercusiones negativas en la vida cotidiana del sujeto. Si un familiar o amigo cercano presenta estos signos de alarma y no es capaz de admitir o reconocer que tiene un problema, puedes contactarme. Es fundamental realizar una intervención lo antes posible para ayudarlo romper el muro de negación. La adicción a los videojuegos es además uno de los problemas más frecuentes en los más jóvenes, incluso niños y adolescentes.

Tratamiento para la adicción a las redes sociales, internet, móvil o videojuegos.

Gracias a mi amplia experiencia he diseñado un proceso de intervención para la adicción a la tecnología respetuoso en el que acompaño y motivo al afectado/a para asistir a un programa de rehabilitación.

Está comprobado que la persona que pide ayuda para superar su adicción pueden mejorar su vida drásticamente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, una persona con adicción ni siquiera se da cuenta de que tiene un problema que requiere tratamiento.

Por eso, he preparado una guía basada en diversos estudios como referencia y desde mi propia experiencia trabajando con este tipo de trastornos. En ella, te ofrezco un programa de intervención cuidadosamente planificado y estructurado que involucra una serie de prioridades que puedo ir modificando según el nivel de dependencia.

Recuerda, la función de la familia es fundamental para ayudar al paciente a vencer su adicción. Si quieres informarte más sobre mi proceso de intervención, contáctame y te explicaré cada detalle.

Fase I. Motivación

En este primer contacto con el paciente es fundamental contar con un tratamiento personalizado y sistematizado que permita al paciente tomar conciencia sobre su situación actual. 

En mi programa me enfoco principalmente en ayudar al paciente a tomar conciencia sobre lo que está perdiendo por mantener una conducta adictiva. De este mismo modo, le muestro lo que podría ganar en calidad de vida evitando el uso abusivo de internet

Fase II. Autoconciencia de la adicción

En esta fase procedo a realizar una minuciosa evaluación para conocer cada detalle de la adicción con la que estoy trabajando.

Las preguntas, registros o auto-informe son un determinante clave para ayudar al paciente a conocer cómo es su conducta. De este modo, el paciente se puede dar cuenta de su situación y trabajar las áreas que pueden ayudarlo a vencer su adicción, ya sea al teléfono móvil o al ordenador.

Fase III. Objetivos y plan de acción

Es en esta etapa ayudo al paciente a elegir metas y objetos a realizar durante el proceso terapéutico. No busco que el paciente se abstenga a usar las tecnologías en su totalidad, ya que hoy en día es prácticamente imposible, pero sí que sepa controlarse.

Fase IV. Límites

Uno de los principales objetivos del tratamiento de adicción al móvil, a las redes sociales o internet es aprender hacer uso controlado de estas. Por eso, es clave fijar límites y horarios para su uso. De esta manera, se evita que el paciente deje de disfrutar otras actividades en su vida cotidiana por el uso prolongado de la tecnología.

Fase V. Actividades alternativas

En esta fase el paciente tiene la oportunidad de ganar calidad de vida y crear momentos felices. Para lograrlo, lo ayudo a elaborar una lista de actividades que le permitan crear un estilo de vida más sano y equilibrado. De esta manera, puede desarrollar habilidades que lo ayuden a afrontar situaciones de riesgo y prevención de recaídas.

Fase VI. Prevención de recaídas

Para que la intervención sea lo más efectiva posible no solo trabajo con el paciente, también, con las personas que tienen influencia sobre él. Gracias a su colaboración en el proceso terapéutico, es posible desarrollar herramientas y habilidades que reduzcan las probabilidades de recaer en la conducta adictiva que antes perjudicaba sus relaciones sociales.

Fase VII. Evaluación y mantenimiento

Es probable que en ocasiones sea necesario hacer ajustes y buscar nuevas soluciones para los obstáculos que vayan surgiendo. Estas reevaluaciones ayudan a lograr cambios duraderos en el paciente.