Adicción a la comida y trastornos de alimentación.

10 + 3 =

¿Qué puedo hacer por ti?

15 + 15 =

La adicción a la comida es un problema que va en aumento en la población general. Cada vez hay más personas con dificultad para resistirse a ciertos tipos de alimentos, usualmente hipercalóricos y muy procesados. 

Este, además es un problema que se relaciona con varios trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia, la anorexia y otro. Si este es tu caso o el de un ser querido es fundamental que entiendas la enfermedad para iniciar un cambio. 

Conocerás todo lo que necesitas saber acerca de un trastorno alimentario, para poder ayudar a la persona que sufre. También, te mostraré porque una intervención es la mejor opción para ayudar a una persona incapaz de percibir que tiene un problema.

Estas conductas pueden ocasionar problemas de salud grave como, daños en el corazón, en el aparato digestivo e incluso derivar en otras enfermedades. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, es posible revertir las complicaciones causadas por el trastorno de la alimentación. 

¿Qué son los trastornos alimentarios? 

Son afecciones graves que se relacionan con las conductas alimentarias y pueden afectar gravemente la salud física y mental de la persona. 

La mayoría de los trastornos alimenticios están estrechamente relacionados con la atención excesiva del peso corporal, la imagen corporal y la comida. Estos factores pueden causar conductas alimentarias peligrosas como: 

  • Ataques de hambre episódicos conocido como bulimia.
  • Aumento exagerado de la ingesta de alimentos a deshoras y durante las comidas. Se conocen también como “episodios de atracones”
  • Sobre-ingesta de ciertos alimentos, generalmente dulces o hidratos de carbono, los cuales prefieren comerse en secreto y tienen un gran potencial adictivo. Suelen provocar sentimientos de culpa que derivan en otros problemas.

Es por ello, que te ofrezco la opción de ayudar a tu ser querido mediante una intervención cuidadosamente estructurada y planificada. Para de esta manera, confrontarlo de forma afectiva junto a familiares y amigos. Mi intención es ayudar a la persona con adicción a reconocer los efectos negativos de su comportamiento para que acepte plenamente la ayuda que necesita.

Tipos de trastornos de alimentación

Desde hace algún tiempo la adicción a la comida y trastornos de alimentación han ganado relevancia. Nuestra sociedad junto con factores psicológicos y biológicos influyen en la manifestación de trastornos alimenticios en personas de cualquier edad. Pero, en la adolescencia y en los primeros años de la adultez es la etapa de mayor riesgo.

Generalmente, suele tratarse de una combinación de varias causas las que contribuyen al desarrollo de los trastornos alimenticios. Estas causas pueden estar relacionadas con factores psicológicos, sociales, interpersonales o biológicos. Así como:

  • Autoestima baja.
  • Depresión, ansiedad, enojo y vergüenza.
  • Relaciones personales y familiares problemáticas.
  • Historia de abuso físico o sexual.
  • Presiones culturales que le dan un valor a obtener un cuerpo perfecto.

Las personas con estas condiciones solo buscan llegar a un estado de relajación y satisfacción para finalmente huir del malestar.

Algunos de los trastornos de alimentación que podrían necesitar intervención inmediata son:

Anorexia nerviosa

Las personas con anorexia nerviosa se limitan persistentemente a comer porque tienen pavor de ganar peso. Este comportamiento lleva a la persona a perder una gran cantidad de peso en poco tiempo. Su miedo por engordar es tan grande que son incapaces de mantener un peso saludable. Sufrir anorexia provoca un estrés muy grande en el afectado/a.

A pesar de ser personas muy delgadas, creen que tienen sobrepeso. Aunque a menudo se rigen por dietas estrictas, se ayudan con mucho ejercicio, laxantes, diuréticos o enemas para continuar perdiendo peso.

Bulimia nerviosa

Las personas con bulimia nerviosa comen demasiado durante un periodo determinado y sienten que no son capaces de dejar de comer.  Este episodio se le conoce como comer por atracón grandes cantidades de alimentos.

Después del atracón la persona adopta conductas compensatorias para intentar controlar su peso, así como:

  • Provocarse vómitos a propósito.
  • Usar laxantes o diuréticos.
  • Tomar pastillas para perder peso.
  • Hacer ayuno. 
  • Hacer ejercicio físico en exceso. 

Estas conductas que suelen realizarse en secreto y se denominan purgas.

Trastorno por atracón

Esta enfermedad consiste en episodios frecuentes de atracones en donde la persona come en exceso durante un periodo determinado.  Durante la crisis la persona siente que no puede parar de comer a pesar de querer hacerlo.

Además, son capaces de consumir grandes cantidades de comida en poco tiempo incluso cuando no tienen hambre. A diferencia de la bulimia, estas personas no vomitan, ni adoptan otras conductas para compensar sus atracones, por lo que suelen ganar mucho peso.

Trastorno por evitación de la ingesta

Las personas con este trastorno no tienen interés por la comida. A pesar de que no temen ganar peso, ni tienen una imagen distorsionada de sí mismas, evitan la comida.

Estas personas no comen porque les disgusta el olor, el sabor, la textura o el color de la comida. También, pueden sentir miedo de vomitar y/o atragantarse con un alimento.

Cada uno de estos trastornos pueden llegar a ser con el tiempo más compulsivos e incontrolables y llegar a ser mortales. Por ello la importancia de buscar ayuda profesional lo antes posible.

¿Cómo conseguir ayuda?

Un trastorno de alimentación es muy difícil de controlar o superar por sí mismo. Lamentablemente, la mayoría de las personas con esta condición creen que no necesitan un tratamiento. Esto se debe a que los trastornos alimenticios pueden llegar a tomar el control de su vida. 

Si tu ser querido no está listo para reconocer que tiene un problema con la comida, una intervención profesional es la solución más efectiva. En mi programa de intervención te ofrezco un proceso eficaz y duradero que puede ayudar al adicto a reconocer que necesita tratamiento. 

Como profesional especializado en adiciones evaluó cuidadosamente el problema para luego realizar una intervención apropiada. En una reunión con la familia, exponemos a la persona con adicción de forma seria y afectiva sobre la realidad de su situación. De esta manera, rompemos con la negación del afectado/a y en muchos casos, la de sus seres queridos. Una vez aceptada la necesidad del tratamiento se le derivará al espacio más recomendable para recibirlo.

Si te encuentras en una situación como esta, permíteme ayudarte. Contáctame y te explicaré todo lo que necesitas saber sobre mi programa de intervención. No permitas que la adicción a la comida y otros trastornos de alimentación continúen controlando tu vida o la de tu ser querido.